Manchas

Uno de los problemas más comunes en el rostro son las manchas de la piel. Hay dos tipos de manchas:

  • manchas por hiperpigmentación
  • manchas por oxidación de toxinas.

Las producidas por la oxidación de las toxinas en la dermis son sencillas de eliminar mediante exfoliantes faciales, junto con la limpieza facial diaria.

Sin embargo, las manchas por hiperpigmentación son más complejas de tratar ya que tienen múltiples orígenes. Por un lado están las manchas por sobreexposición solar, ya que la incidencia solar, además de causar la generación de vitamina D facial (que nos ayuda a fijar el calcio en los huesos y es un antidepresivo natural) genera radicales libres, que van “atacando” la piel y haciendo que sus células funcionen peor. Si llegan a modificar la información genética del ADN de la piel ésta se transforma en un melanoma.

 

Tratamiento facial para las manchas en la piel

No sólo las manchas de pigmentación las causa el sol, también pueden provenir de desajustes hormonales, embarazos, problemas hepáticos, medicaciones con antibióticos prolongados etc. Pueden alterar el funcionamiento de los melanocitos y que éstos generen exceso de melanina, aunque no haya exposición solar.

Para tratar las manchas solares debemos actuar por diferentes vías. Por la vía más externa, a través de sistemas de exfoliación: peelings mecánicos y ácidos, de punta de diamante, microdermoabrasión, láser, o cualquier sistema que ayude a eliminar capas superficiales de la piel y a limpiarla de exceso de melanina.

A la vez, debemos ir disolviendo el exceso de pigmentación introduciendo activos específicos para ello, a través de diferentes sueros y cremas antimanchas que alisan y unifican el tono. Esta acción puede estar potenciada por los tratamientos faciales de estética de ultrasonidos, electroporación o mesoterapia virtual.

Atacando a las manchas por estos dos frentes conseguiremos siempre atenuar la pigmentación y en algunos casos eliminarlas, sabiendo siempre que cualquier desajuste hormonal o sobreexposición solar hará que vuelvan a aparecer.

Es obvio que en todos los casos es absolutamente obligatorio el uso de protección solar de alta graduación en la zonas con hiperpigmentación para evitar que suban aún más de tono.